César Poetry | Poesía & Frases
(@cesarpoetry)

1,525 posts

297,121 followers

365 followings

Escribo porque la vida no caligrafía recto. 📚Mis libros: • La línea curva de tu sonrisa. • Infinita. (Info de dónde comprar mis libros en mi web)⬇️

Photos and Videos posted by cesarpoetry

No me importaría decir que quiero vivir toda la vida en tus ojos. Que me mires y veas luz, y jamás tengas miedo a apagarte. Que nosotros podemos con todo. Con los huracanes del tiempo, con los vaivenes de las sonrisas. Que tienes en mi mano un puñado de pasados a los que acariciar, pero también infinitos futuros por escribir. Contigo. Que lo admito: No existe mejor droga que verte sonreír.

Instante en blanco y negro. Cómo cambia todo de un lado del mundo al otro.

El tiempo es el único que te enseña a aprender.

Os lo juro.

Acabas de llegar y ya te siento como parte de mí. Como algo que agarras a tu mano y no quieres soltar nunca. Tan pequeño, tan frágil, tan abierto a la vida. A esta gran vida de la que te voy a proteger. Sea como sea. Por encima de quien sea.

UN DÍA DE ESTOS Un día de estos, cuando menos te lo esperes, me como tu mirada y dejo al mundo sin ojos. . El miércoles que viene, por ejemplo, saco todas las palabras que me he dejado en la punta de la lengua sin decirte y me imagino cómo hubiera cambiado mi vida si te las hubiera escupido una a una. . Un día de estos me vuelvo loco y te digo al oído que quiero pasar el resto de mis días contigo. . Que mis sonrisas dependen de despertarme todos los días enlazado a ti, que tu cuerpo es el lugar perfecto para morir de pasión. . Confesarte que daría la vuelta al mundo en ochenta versos solo para hacerte el amor.

Tengo los pulmones sin oxígeno de tanto respirar la ansiedad de esta puta vida. Me han dado hostias como panes; os lo juro: han intentado hundirme pisotearme y, antes de levantarme, volverme a pisar. He visto a la maldad del ser humano apuntarme con su pistola sin tener a esa persona cerca que se lance dispuesta a salvarme sin importarle su vida. No hay más cierto que esto: Tengo cien mil infiernos dentro de mí. Y aún así, cada día, me levanto dispuesto a combatirlos.

Tu cuerpo se ha ido, está claro. Pero tú, ¿tú cuando te vas? Estás en esa jodida canción que escuchábamos sin parar, te encuentro en las botellas de vino que aún guardo en el armario, estás en cada parte del corazón que destrozaste y dejaste tiradas por el suelo (y las inútiles aún te siguen buscando). . Y lo más jodido de todo, es que estás hoy, ayer, y mañana. Y sí, es muy fácil decir que te olvide, pero ¿cómo olvidar a alguien que te dio tantos motivos para que le recuerdes?

Y quiero que te quedes para siempre.

LA CHICA SIN NOMBRE La conocí un miércoles por la noche. Era invierno. En uno de esos bares en los que te encuentras a la gente que tiene algún problema con la vida. Yo, llevaba dos meses sin escribir nada que me gustara. No os lo voy a negar, hay temporadas en las que soy demasiado exigente conmigo mismo, y rompo más folios que los que escribo. Días en los que pienso que tengo una relación tóxica conmigo mismo. . - ¿Poeta? - me dijo. -Quiero que me escribas un poema. - Algo parecido.- Le contesté.- Ojalá pudiera, llevo tiempo sin escribir nada que merezca la pena, además no sé escribir por encargo, para alguien que no conozco, creo que eso no tiene ningún sentido. - ¡Pon dos más aquí!- Le dijo al camarero mientras señalaba una botella de Ginebra. Entonces me empezó a contar de su vida. Del hijo de puta, según ella, de su ex. De su familia, de sus amigos y de por qué estaba allí una noche de invierno como aquella. Luego me propuso de tomar la penúltima en mi piso y, que si lo hacía, me aseguraba, que podría volver a escribir. Lo que jamás me dijo, ni siquiera el día siguiente cuando se fue por la mañana, fue su nombre. Pero me dejó un papel escrito en la entrada en el que ponía: “Será difícil, pero si nos vuelve a cruzar la vida, me debes un poema”. Y me hubiera gustado llamar a este texto por su nombre; y, si algún día lo lees, estoy seguro de que sabrás que eres tú. Aunque aquella noche en aquel bar se me olvidó decirte que hay determinadas personas a las que no se les puede escribir nada, porque ellas mismas ya son poesía. • 📸 @darachriss

Busco a alguien. Alguien con quien despertar mis mañanas y calmar mis noches. Busco a alguien con quien si tuviera que empezar de cero, estaría dispuesto a volver años atrás para tomar impulso. Busco a alguien que le guste mi locura. Joder, es simple: que me diga: "Salta" cuando sólo vea precipicio. Que me haga el amor con la condición de que no sea la última vez que se desnuden nuestros versos. Que me diga que no existen dos vías, que arriesgar es siempre la única opción. Busco a alguien que escriba "Felicidad" como primer producto en nuestra lista de la compra. Alguien que se sepa mis miedos de memoria, mis lunares, mis cicatrices (también las de la vida). Y sobre todo que las cure, que las acaricie y que sepa que si una vez sufrí era para hoy sonreír más fuerte. Y gritarle a mis recuerdos que, ahora, no entiendo de otra cosa que no seas tú. Ese alguien, hoy desconocido, que mañana se convertirá en mi todo.

Venga. Coge una botella de vino. Vístete con lo que sea. No te arregles. Vamos a salir a la calle a gritarle al mundo que no tenemos fronteras. Vamos a emborracharnos por todas aquellas personas que no merecieron estar en nuestra vida, y se colaron. No te pongas guapa, porque ya lo eres, muchísimo, por dentro y por fuera. Prepárate, porque vamos a saltar encima todos los charcos. Vamos a pintar arco iris en las fachadas de todos los edificios del centro. He escuchado en las noticias que hoy alguien se va comer el mundo, y nosotros vamos a dar el primer bocado.